La muerte de un inocente: cambiemos…

La muerte de un inocente debe ser la catapulta para que todos luchemos por una sociedad justa. La política de usar inmigrantes que no tienen poder político y convertirlos en chivos expiatorios debe ser el empuje a que nos solidaricemos por una comunidad equitativa. Las familias separadas y sin empleo, teniendo que escoger entre pagar la casa o las medicinas deben de hacernos salir de nuestro pequeño mundo de comodidad y unirnos para que todos tengamos acceso a una vida digna, y convertir nuestro maravilloso sistema democrático en una realidad para todos.

Nuestra sociedad hoy debe de sentirse avergonzada, es hora de parar la pena de muerte. Nadie merece la pena de muerte, la pena de muerte no funciona para evitar crímenes y no trae paz ni solución alguna a las víctimas. El uso de pena de muerte en nuestro país es basado en un sistema antiguo y racista. La muerte de Troy Davis es un ejemplo de esto.

Nuestra sociedad debe de poner un alto a las políticas que nos usan como carne de cañón para ganar votos. Los Representantes deben votar NO por  HR2885, y decir no a Everify que no soluciona nada, solo haría mas difícil conseguir empleo para todos, ciudadanos y residentes permanentes y empujaría a los trabajadores indocumentados aún más hacia una segunda clase de trabajadores y los haría aún más vulnerables a explotación.

Nuestra sociedad debe enfrentar la realidad: el racismo está vivo y coleando en nuestro país, está impregnado en las instituciones, en los sistemas y mientras no detengamos la terrible práctica del uso de la pena de muerte, tendremos una gran dificultad en lograr que los inmigrantes sean reconocidos como miembros de esta sociedad, en ser aceptados como lo que somos, inmigrantes que formamos parte de este país, que somos Americanos por todo lo que damos y generamos a este nuestro país.

Si nuestros congresistas no nos responden, empecemos a cambiar las caras de los que nos niegan nuestros derechos: comencemos a crear una generación de niños que tomaran los puestos políticos y nos representaran de manera justa. Empecemos a registrar votantes, hacernos ciudadanos, educarnos políticamente.

Para que no haya más gente que reciba la pena capital, para que terminen las detenciones y arrestos que son costosos y se enfocan mayoritariamente en gente de color. Para que no se gaste tiempo en considerar y pasar leyes que solo criminalizan a los inmigrantes y gente de color de bajos ingresos.

Cambiemos la cara de los que tienen el poder, cambiemos la sociedad para que sea una en la que todos puedan vivir y ser felices, cambiemos nuestro estado de vergüenza por uno de honor y dignidad. Cambiemos.

Advertisements

Discurso durante la semana de acción por unidad laboral en Olympia, WA

Las licencias de conducir y el presupuesto estatal

Es abril y esperamos con ansias el final de la sesión legislativa, si acaso llega, para así dar por muerta la propuesta SB5407 que pretende eliminar licencias de conducir a gente sin seguro social, pero ¿qué tiene que ver esta propuesta con el presupuesto estatal y porqué seguimos hablando de ésta?

Resulta que su auspiciadora Mary Margaret Haugen marcó la propuesta como necesaria para implementar el presupuesto, así que ésta puede continuar hasta que los legisladores hayan aprobado el dinero que se requiere para seguir manteniendo el gobierno operando y los servicios que provee por dos años más.

Y así nos encontramos que a pesar de haber logrado parar esta propuesta en seco el 7 de marzo a través de lograr suficientes votos para que no fuera discutida en el pleno del Senado, Mary Margaret Haugen sigue empujando, como lo dijo públicamente a un periódico del área de Seattle, quiere que su propuesta se traiga de nuevo al Senado y sea aprobada.

Pero la pregunta continua, ¿qué tiene esta propuesta que la hace necesaria para implementar el presupuesto? Según la nota fiscal, es decir el estudio que se hace imparcialmente para saber si esta propuesta costaría dinero o traería dinero al estado, la SB5407 es un gasto para el estado, no generaría dinero que tanto necesita el estado en estos momentos de crisis económica. De hecho esta medida no sólo costaría dinero de nuestros bolsillos como contribuyentes para establecer el sistema tecnológico requerido que señala la nota fiscal, reduciría ingresos al estado al negar licencias a personas por no tener seguro social. Hoy día todos los que presentan la documentación requerida, pasan los exámenes de manejo y hacen los pagos pueden obtener una licencia a pesar de no tener seguro social.

Entonces estamos hablando de no sólo una propuesta que ya sabemos es una mala idea porque crearía que la gente que no tenga seguro social de todas maneras manejarían, lo harían sin licencia y sin seguro de auto; haría más factible que aumenten las tarifas de seguro de auto, crearía toda una comunidad sin identificación, esto a su vez elevaría el número de gente llevada a la cárcel  por la policía por si acaso el conductor sin licencia y sin identificación es detenido durante una infracción de tránsito.

Todo esto es un costo económico y social muy grande para el estado, esta propuesta no genera ni más dinero al estado ni más seguridad en los caminos ni en nuestras comunidades. Exijamos a nuestros legisladores que dediquen su tiempo a crear un presupuesto estatal que mantenga los servicios sociales para aquellos que más los necesitan, que busquen maneras de aumentar ingresos a las arcas del estado y que no usen a los inmigrantes otra vez de chivos expiatorios. Todos estamos de acuerdo que la prioridad es generar empleos y que la economía se mejore, entonces pongamos a nuestros legisladores a trabajar por el bien de nuestro estado para que la sesión termine a tiempo y no pierdan sus energías en propuestas como la SB5407 que no ayuda a la economía ni a la seguridad del estado.

 

Presencia Latina en la capital del estado y nuestro poder político

El viernes 4 de marzo se dio lugar uno de los eventos que marcarán el futuro político de nuestra comunidad en la capital de nuestro estado, Olympia. Ese día la presencia Latina no sólo fue enorme en números, pero también en calidad. Desde que la sesión legislativa comenzó en enero de este año se definió como una batalla contra la comunidad inmigrante debido al número de propuestas presentadas que afectarían a nuestras comunidades sí éstas se convirtieran en ley; la comunidad respondió al llamado y comenzó su participación cívica inmediatamente.

Desde Buena, Topenish, Yakima, Tri-Cities, Mount Vernon, Bellingham, Shelton, Forks, Kent, Seattle, Tacoma, Auburn, Lynnwood, Wanatchee y muchas ciudades más la gente participó ya sea asistiendo a las audiencias públicas, recabando firmas, mandando correos electrónicos, llamando por teléfono, escribiendo cartas a mano o reuniéndose con sus legisladores para demostrar su oposición a las propuestas de eliminar o restringir las licencias de conducir para gente sin seguro social, la de consolidar en una todas las comisiones étnicas, la propuesta de eliminar servicios de intérpretes médicos, la de criminalizar a los jóvenes latinos por tener apariencia de pandilleros, la de que las agencias Worksource usaran la base de datos nacional E-verify para revisar el estatus migratorio de sus clientes, la de eliminar los programas de servicios médicos para los niños Apple Health for Kids y Basic Health, entre otras.

En un sólo día la oficina de la Senadora Lisa Brown, líder de la mayoría del Senado, recibió más de 400 llamadas. En un período de menos de 24 horas las comunidades del Valle de Yakima y  Mount Vernon recabaron más de 300 firmas, y en total a través del estado se han entregado a los legisladores más de 10,000 firmas en contra de las propuestas de eliminar o restringir las licencias. Y como broche de oro el 4 de marzo los Latinos, cálculos van de 800 a más de 1000, no sólo se sentaron a escuchar a sus legisladores, también se lanzaron a reuniones con ellos, expresaron sus opiniones y llenaron la galería de la cámara de Representantes donde los Representantes Luis Moscoso y  Phyllis Gutierrez Kenney organizaron que todos los Representantes estatales dieran una bienvenida y reconocimiento a todos los presentes. Mientras esperaban cantaron en español, hicieron el aplauso del campesino, y gritaron en unísono ¡SI SE PUEDE!

Por supuesto siempre hay un pelo en la sopa, el discurso de la Gobernadora estuvo lleno de palabras bonitas pero no tenía contenido sobre las propuestas, y cuando fue entrevistada –y de muy buenas fuentes sabemos que su oficina le dio la vuelta a esta entrevista por mucho tiempo- después de su discurso, la reportera Martha Sanchez de Latino Norhtwest hizo la pregunta que todos se hacían, ¿por qué ha aceptado públicamente la Gobernadora firmar una ley que elimine las licencias? Su respuesta fue la misma que hemos escuchado desde diciembre pasado, no hay razón clara, solo piensa firmarla porque ella cree que hay un problema de fraudes de licencias, a pesar de que el Departamento de Licencias en noviembre hizo cambios drásticos al proceso de expedir licencias y hoy en día no sólo esta lista es más extensa, también hay un equipo que verifica cada documento presentado y después de ocho semanas se decide si se expide la licencia o no. ¿Será que ella ya no puede re-elegirse para gobernadora y siente que ya no tiene que quedar bien con nosotros los Latinos? Y el segundo pelo en la sopa fue la reunión del Representante Armstrong con gente de su distrito, del área de Wanatchee, en un salón donde nuestra gente también tuvo la oportunidad de hablar informalmente con Representantes que aceptaron la invitación previa.  La reunión con Armstrong había sido organizada con anticipación, así que no fue que él aceptara la invitación general que se envió a todos los legisladores a esta reunión informal, y por supuesto Armstrong siendo el auspiciador de la propuesta HB1577 que pretende que todos demuestren su ciudadanía para obtener una licencia de manejo y aquellos que no puedan se les daría una licencia que no sería válida como identificación, mostró su verdadero sentimiento por la comunidad Latina que él representa al entrar en un caluroso debate con la gente de su distrito quienes expresaban su oposición ante dicha propuesta. Cuando él empezó a perder el control una de la organizadoras del evento tuvo que intervenir y pedirle que reconociera que todos tenemos derecho a estar en desacuerdo y lo que ocurría en ese momento era muestra de cómo funciona nuestra democracia. La respuesta de Armstrong fue muestra de cómo él subestima a nuestra gente, a la gente de su distrito, su desconecte con la realidad Latina y su prepotencia, él respondió “tienes que educar a esta gente”.

¿Será que algunos Legisladores aun no creen que sí participamos cívicamente, que sí votamos y podemos influenciar los resultados electorales y políticos?, si es así viven en un mundo sin ventanas a la realidad porque el 4 de marzo fue la muestra tangible de que sí tenemos poder político, y apenas estamos empezando. Los años de esfuerzo de crear conciencia y educación cívica y política están dando resultado. Las colaboraciones entre activistas, medios de comunicación, organizaciones, agencias y líderes comunitarios y algunos políticos han funcionado, pero lo principal es que la gente del pueblo ha tomado la batuta y todos los demás son solo la herramienta para que el cambio comience.

Espero que la gente de comunidades no inmigrantes y de otras etnias noten que el haber permitido que se nos ataque por décadas a nosotros los inmigrantes, el haber permitido que se nos culpe de todos los males, que nos agarren de chivo expiatorio, el aceptar con su silencio las deportaciones masivas, a las redadas como la de Ellensburg este año, al avance en muchos estados de propuestas anti-inmigrantes y copias de la ley racista SB1070 de Arizona han llevado a que los ataques se eleven ahora al resto de la clase trabajadora. Wisconsin como ejemplo, donde el Gobernador Republicano, uno de varios a través del país, que pretenden desaparecer los sindicatos de empleados públicos usando como excusa la deuda estatal. Este es un ataque a toda la gente, sin importar su color, estatus migratorio o denominación religiosa. La única cosa que tenemos todos en común es que somos gente de clase trabajadora. Si nosotros los inmigrantes permitimos que este ataque avance, si nos quedamos callados como otros los han hecho con nosotros ¿cuál será el siguiente grupo que tendrá que salir a defenderse? Seamos la muestra de solidaridad y poder político. Apoyemos a todos los que están en lucha por mantener sus derechos más básicos de unión, representación y negociación por mejores condiciones de trabajo y vida.

Estoy orgullosa de haber tenido la oportunidad de estar a lado de la gente de Yakima, de Mt Vernon, de todas las ciudades,  aquellos que se lanzan a lo desconocido y luchan sin pedir nada. Mujeres, jóvenes, hombres de todas edades quienes tenemos algo en común: somos Latinos que estamos en solidaridad con todas las comunidades y estamos dispuestos a dar todo para mantener y aumentar nuestros derechos que nos hemos ganado a pulso con nuestro trabajo, de manera pacífica y honrada, por eso somos Latinos, por eso estamos aquí. Somos presencia y poder. ¡Adelante y hasta la victoria Latinas y Latinos!

Ni un paso atrás

¿Qué nos dejó el 2010 en materia de derechos de inmigrantes? No sólo un número récord de deportaciones y un Congreso dividido por las políticas del racismo y del odio. Nos dejó también la esperanza de pasar cualquier parte, aunque sea mínima y bastante imperfecta, de una propuesta de reforma migratoria que legalice aunque sea a unos cuantos, a pesar de tener millones de familias indocumentadas en espera de una verdadera legalización con dignidad.

Y nos dejó claro quiénes son los que creen que la comunidad Latina no tiene” poder político” en lo absoluto, al hacer campaña electoral ganando votos a través de atacar a nuestra comunidad inmigrante; y la ironía es que ese mismo grupo “sin poder político” mantuvo en el poder a algunos otros estas pasadas elecciones.

En nuestro estado logramos mantener el poder en el Senado a Patty Murray y pusimos al único Latino en la Legislatura que representará el distrito 1 posición 2, Luis Moscoso.

Pero la vida diaria continúa para las familias inmigrantes de nuestro estado, sobre todo para esas familias que sufren el que algunos de sus integrantes no tengan aún un estatus migratorio. La tragedia más grande de nuestra historia de migración es el rompimiento de nuestras familias.

Y mientras esperamos que el Congreso se apiade y nos dé algo, lo que sea, estas familias seguirán en la incertidumbre migratoria. Somos una comunidad joven, con energía y alegría, buscando no sólo el sustento familiar con dignidad sino también la felicidad. Creemos en la unidad familiar, en el respeto y unidos hemos progresado.

De pie seguimos en la lucha, no viviendo de rodillas mirando hacia abajo mientras trabajamos los campos, las fábricas, las cocinas, la limpieza de casas. Debemos de prepararnos para exigir lo que nos corresponde, lo que nos hemos ganado a pulso, lo justo.

No debemos sentarnos a esperar si este nuevo Congreso decide hacer algo en materia de inmigración. No debemos esperar a que toquemos fondo en nuestro estado y se eliminen los programas de servicio básico como la salud para los niños y los intérpretes médicos, y que los anti-inmigrantes ganen terreno y logren eliminar las licencias de conducir para gente sin seguro social el próximo año.

Ya es hora de participar sin miedo y demostrar nuestro ímpetu de éxito. Debemos pedir una reforma para todos, es decir el derecho básico a una vida con dignidad. Y no dar ni un paso atrás.

¿Y después de las elecciones qué?

Durante estas pasadas elecciones los Latinos e inmigrantes fuimos presa de ataques por parte de muchos candidatos republicanos y  del  tea party. Ahora que los republicanos recobraron posiciones sobre todo en la cámara de representantes en el congreso y aquí en el estado ganaron un escaño más en el 3er distrito (área de Vancouver), ¿qué sigue para nosotros los inmigrantes y nuestra lucha por los derechos?

Ya sabemos que cualquier mención de inmigración continuará siendo bloqueada, así como sucederá con cualquier otro tema;  los republicanos ya declararon guerra a Obama y no quieren trabajar en equipo; quieren acabar con los pocos logros que esta administración ha logrado, incluyendo la reforma de salud. Y por supuesto así sucederá  también con la presentación de una verdadera propuesta de reforma con dignidad.

Pero no será la primera vez que nos enfrentamos a decepciones políticas. Obama todavía cree que puede ganar los votos de aquellos que están en su contra. Y nosotros seguiremos tratando de convencer a los demócratas conservadores que siguen con el  jueguito de estar de lado de los anti-inmigrantes.

La diferencia en  la pelea es finalmente clara, la mayoría de los candidatos o estaban en contra de los inmigrantes o no se atrevieron a mencionar estar en apoyo a los inmigrantes.  Y los candidatos del tea party fueron claros en sus ataques a Obama. Todo esto tiene algo en común: una guerra racial.

Por nuestro lado debemos entender porqué se atrevieron algunos candidatos a ser tan claros en su odio racial, desde los anuncios televisivos en Nevada igualando a los inmigrantes indocumentados con los pederastas hasta el que Dino Rossi sacó casi al final de su campaña diciendo que Murray quería dar beneficios de seguro social a indocumentados.

La razón es simple, es fácil atacar a una población que no se puede defender y que no vota. O al menos eso es lo que esos candidatos y ahora algunos de ellos convertidos en congresistas creen. También es fácil atacar a un hombre afro-americano cuando el odio racial es la mejor arma para mover gente en su contra a pesar del trabajo que éste haya logrado.

Creo es hora de que demostremos que no somos una población victimizada, que los resultados que el censo presentará muy pronto son una realidad: los Latinos seguimos creciendo en número, y que nuestros hijos e hijas son los futuros votantes y candidatos al poder.  Hagamos que esos mismos que este año nos atacaron, en  las siguientes elecciones rueguen por nuestro voto, definamos nosotros el futuro después de estas elecciones del 2010,  hagamos claro a todos, sobre todo al congreso, que una vez más nuestro voto hará la diferencia.

¿Por qué a nosotros?

La semana pasada tuve la oportunidad de viajar a Los Ángeles California, y en medio de mi viaje surgió la noticia de la muerte de un hermano Guatemalteco a manos de la policía local. De igual manera en Seattle Washington acaba de ocurrir lo mismo pero esta vez a un hermano Nativo Americano a manos de la policía de Seattle. Esto me hace preguntar ¿por qué a nosotros?

Dentro de mi trabajo como activista por los derechos de los inmigrantes siempre tengo la esperanza de ver nuestra lucha concluida y la victoria en nuestras manos, pero cuando veo estos sucesos me hace pensar si acaso la victoria llegara algún día, si acaso hemos fallado en educar a nuestros hermanos y hermanas policías, si después de escuchar todos los días mensajes de odio contra nosotros los Latinos y la gente de color en general el racismo les ha llegado tan profundo que los lleva a actuar de esta manea. Me hace pensar si los $600 millones autorizados por Obama el mes pasado para uso en la frontera sur les hace sentir que sus acciones son justificadas; si acaso ellos creen que están en guerra contra nosotros. Si la noticia de las muertes nuestros hermanos Centro Americanos migrantes en camino a los Estados Unidos en México inspira a perder el sentido de humanidad por los migrantes en general.

¿Será que tanto ha ocurrido tan pronto que se pierde entre tantas malas noticias? ¿Será que estamos perdiendo el sentido de misericordia y solidaridad al dolor ajeno? ¿Que la gente migrante, de color y pobre no merece ni siquiera un poco de dignidad?

¿Qué puede llevar a que estos actos se cometan y se sigan cometiendo? ¿Y cómo lo hemos permitido? Mi sentido de justicia, de rabia y de solidaridad me indica que nosotros no lo hemos permitido, pero tampoco hemos hecho lo suficiente para detenerlo.

Hoy tenemos la oportunidad para unirnos a nuestras hermanas y hermanos Guatemaltecos, Nativo Americanos, Asiáticos, Africanos y a todos los grupos que han sufrido esta opresión histórica y que ahora se excusa en muchos medios de comunicación Anglosajones. Hoy tenemos la responsabilidad de pelear y luchar porque haya cumplimiento de responsabilidad de aquéllos quienes son servidores públicos y cuyo trabajo es protegernos, no atacarnos. Hoy tenemos la necesidad de hablar por los callados, pelear por los cansados y no detenernos ante políticas de conveniencia. Hoy es nuestro día de unirnos para que mañana no tengamos que hacerlo porque alguien más murió, y para que no nos preguntemos otra vez: ¿por qué a nosotros?